Petitorio CIV de Ezeiza

Mientras la mesa de diálogo se reúne en Devoto, las compañeras del Complejo IV se manifiestan en una batucada pacífica a la espera de también ser escuchadas.

Aquí compartimos el petitorio que nos hicieron llegar.

Las mujeres privadas de libertad en el Complejo 4 de Ezeiza nos manifestamos y expresamos nuestro reclamo en relación a la responsabilidad asumida en las actas firmadas en la mesa de diálogo el día 24 y 25 de abril de 2020 por el Dr. Gustavo Hornos de la Cámara Federal de Casación y del Sistema Interinstitucional de Control de Cárceles, el Dr. Daniel Morín de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional, el Secretario de Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dr. J. M. Mena, el Director Nacional del Servicio Penitenciario Federal Emiliano Blanco, representantes del Comité Nacional de Prevención de la Tortura, de la Procuración Penitenciaria de la Nación, y de la Defensoría General de la Nación, que atiende a la crisis del sistema carcelario. Consideramos la necesidad de tener participación directa en esta instancia de diálogo que represente nuestras urgencias y que haga foco en las necesidades específicas con una perspectiva de género que integre de manera más amplia y equitativa lo mencionado en el punto (5- Mujeres con niños/as y embarazadas) siendo que este punto nos involucra directamente a las mujeres privadas de la libertad, y por el cual venimos reclamando de manera pacífica en este último mes a partir de la emergencia sanitaria y de aislamiento obligatorio, con batucadas en todos los módulos con el único propósito de visibilizar nuestros reclamos y acercar la realidad de las condiciones de detención que estamos atravesando, y en particular a partir de la pandemia.
Es así que por este medio solicitamos la presencia en el Complejo Penitenciario IV de Ezeiza de los directivos penitenciarios como así también a los diferentes representantes del Estado que se comprometieron a asumir con prudencia y responsabilidad la elaboración e implementación de medidas excepcionales frente a esta emergencia, con el fin de dialogar y transmitir en una reunión en la que estén presentes las organizaciones sociales que vienen acompañando este proceso, como las referentes de cada módulo y cada pabellón para que expresen con su propia voz lo que se vive dentro de la unidad y las necesidades urgentes que se visualizan. Si bien, queremos dejar en claro que estamos de acuerdo en los puntos acordados en el mencionado acuerdo firmado en la cárcel de Devoto, queremos ampliar y profundizar algunos puntos, a saber:
Del punto 1) Población de riesgo (personas mayores de 60 años con enfermedades determinadas por la autoridad sanitaria): para ello consideramos con urgencia la revisión y actualización del registro elaborado por parte del Servicio Penitenciario del Complejo IV Y del resto de las unidades de mujeres donde muchas de nosotras y de nuestras compañeras trans, pese a padecer enfermedades críticas no fuimos contempladas como factor de riesgo;
Del punto 2) Mujeres en termino de libertad condicional y asistida: Pedimos la revisión y reconsideración de conducta para todas aquellas que no podemos acceder al derecho de salida anticipadas por el criterio arbitrario que el área de criminología elabora sistemáticamente a través de los informes negativos que llegan a manos de los jueces y que son fundamentales al momento de resolver una libertad.
Del punto 5) Mujeres con niños y niñas, y embarazadas: Debería tenerse en cuenta a las madres con niñes y adolescentes en virtud del Interés Superior del Niño y en una situación tan extrema como la que estamos viviendo exigimos el derecho de estar con nuestro hijes y que se nos conceda el arresto domiciliario.
– Mujeres privadas de libertad con prisión preventiva.
– Las mujeres encarceladas por delitos con condenas menores a 5 años, cuya vida y la de les niñes que les necesitan en sus hogares está puesta en riesgo por el hacinamiento de ellas y la desprotección de sus hijos e hijas.
– Solicitamos que se respete dentro de la Unidad la cuarentena de aislamiento sanitario, no exponiéndonos al contacto con el personal que día a día toma su guardia en las distintas áreas de trabajo y está en contacto con proveedores, sobre todo en espacios cerrados como el área de talleres, que no permiten preservar las distancias estipuladas (1,5 m) que según los protocolos del Ministerio de Salud son necesarios para evitar el contagio de COVID 19, por lo tanto quienes nos encontramos trabajando en la órbita del ENCOPE, solicitamos ser eximidas de nuestra obligación laboral, sin que ello vea perjudicado nuestra conducta y concepto ni el percibimiento de nuestro peculio, pudiendo así contar con las mismas condiciones del medio libre tal cual lo establece la Ley 24660, ya que nosotras también somos jefas de familia y lo necesitamos para la manutención de nuestros seres queridos
– Se solicita que se tomen medidas de control de síntomas para el personal que ingresa y test de covid principalmente, para quienes son factores de riesgo y en lo posible para toda la población; así como el reparto de productos de limpieza y alcohol en gel para toda la población penal, y tapa bocas en especial para los agentes penitenciarios.
-Finalmente, solicitamos a las autoridades presentes en esta mesa de diálogo su presencia en el Complejo IV de Ezeiza para dialogar con las referentes de los pabellones; y solicitamos la presencia en dicha reunión de integrantes de la Organización YoNoFui así como representantes del Ministerio de las Mujeres.

Mujeres privadas de libertad en el Complejo IV de Ezeiza.

About the Author

Editorxs Tinta Revuelta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.