#NosotrasParamos

Pensando el 8M – Paro Internacional de Mujeres

 

 

Por Liliana Cabrera

 

#NosotrasParamos por las mujeres presas en cualquier punto del territorio, las que están en el sistema federal y provincial, las procesadas, las condenadas, las que se encuentran con arresto, las liberadas, las que zafaron antes de entrar, las que entraron y salieron de institutos de menores, las que no les quedó otra que volver a delinquir por falta de oportunidades y regresaron al penal.

Paramos por las madres, por las jefas de hogar que sacan su peculio para sostener a sus hijos , el sueldo magro que reciben en la cárcel por los trabajos precarios que se hacen allí, también paramos por aquellas que afuera no tienen a nadie  y cuyas posibilidades de inclusión son prácticamente nulas, paramos por las que no tienen trabajo en una cárcel de Provincia y por las que cuando lo tienen solo ganan $25 por mes y se supone que de eso tienen que vivir, y sostener a sus familias.

Paramos por las que esperan que se cumpla la ley para que les sea otorgado el arresto domiciliario por ser madres de un niñ* menor de 4 años y aún siguen presas, pero también paramos por aquellas que no están comprendidas en ninguna ley, en ningún artículo porque las mujeres solo son reconocidas  por este sistema patriarcal como un envase que solo sirve para parir hijos y esa situación es la única posible para que se considere lo que para nosotras es una realidad: La cárcel no sirve para nada y ninguna mujer debería estar allí.

Paramos para decir en voz alta que una mujer recibe mayor condena que un hombre por una misma caratula, que en los medios de comunicación se visibiliza con bombos y platillos, un delito que comete una de nosotras por sobre los cientos de femicidios y travesticidios  que nos asedian todos los días. Paramos para visibilizar que el camino de una mujer a la cárcel, está plagado de momentos en los que el Estado no estuvo presente como no lo está a la hora en que obtenemos la libertad, sin programas específicos que te permitan acceder a un trabajo o a una solución habitacional, cuando los subsidios miserables que hay no los obtenés fácilmente, luego de trámites interminables, y menos  si no tenés hij*s, porque tu necesidad no parece ser suficiente  por sí sola .

Paramos por las que murieron adentro a manos del Estado, por las que sobrevivieron a ese infierno, por las que sufrieron la constante violación de sus garantías constitucionales mientras esperaban la libertad en una celda, por las que sufrieron violencia obstétrica, por las que se fueron sabiendo que una parte nuestra siempre se muere en el penal, pero que otra más fuerte toma su lugar cuando se convierte en lucha colectiva.

Paramos para convertir la bronca en grito que hermana nuestras gargantas, para quebrar el silencio.

Por eso paramos.

 

 

About the Author

Editorxs Tinta Revuelta

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.